Cómo tener fe

Cuando pedimos algo a Dios, no lo obtenemos porque no tenemos fe, cuando tratamos de manifestar nuestros pensamientos aplicando las técnicas de El Secreto, no lo logramos debido principalmente a que no tenemos fe.

En Mateo 7:7-11 la Biblia dice: “Pidan y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que toca a la puerta, se le abre”.

En otra parte de la escritura, Mateo 17:20-21, se nos da la luz para obtener lo que deseamos: “Jesús, les dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, y no dudareis, le dirías a esta montaña: quítate y échate en el mar, y sería hecho. Todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”.

Entonces ahí está la clave: pedir con fe.

¿Pero qué es la fe? Si seguimos con la Palabra encontramos la siguiente definición en Hebreos 11:1, “la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

El Diccionario de la Real Academia Española dice, Fe: Seguridad de que algo es cierto.

Los grandes maestros que han usado la Ley de Atracción nos dicen que debemos confiar en que ya es nuestro lo que pedimos, creer en lo invisible, creer que ya lo hemos recibido, saber que ya es nuestro y sentir y actuar como si ya lo tuviéramos; pero que si nuestros pensamientos contienen la idea de que no lo hemos recibido, entonces, seguiremos atrayendo carencia.

¿Sabes que es un catalizador? en química, un catalizador es una sustancia que está presente en una reacción y acelera, induce o propicia dicha reacción.

Como ves, la fe es el catalizador de las peticiones que tú hagas y nos proporciona comunicación directa con Dios. La fe es el catalizador para que tus pensamientos se hagan realidad. La fe es una fuerte emoción positiva que hace que los deseos se manifiesten.

El problema es que cada vez somos más incrédulos, cada vez nos cuesta más trabajo creer, hemos sido programados para no tener fe, “hasta no ver no creer”, y debe ser al revés “creer para ver”.

Si te das cuenta, la fe es simplemente “un estado mental”. Entonces lo que tenemos que hacer es cambiar esa programación que ya tenemos en nuestro subconsciente, por otra que nos lleve a creer que recibiremos lo que estamos pidiendo.

¿Cómo podemos hacerlo? Sugiriendo a nuestro subconsciente, mediante la repetición, ese nuevo estado mental.

Cuando empieces a hacerlo, notarás que con cada repetición, aumentará cada vez más la
emoción de la fe; personalmente yo ya lo estoy aplicando porque me he dado cuenta de que tengo que cambiar mi programación actual para manifestar mis deseos.

Pero ¿cómo sugerir a nuestro subconsciente?

Te compartiré lo que he aprendido. Primero escribe en un papel lo que deseas acerca de tu fe, algo así:

“Tengo una fe cada vez mayor que me da la gran seguridad de que cuando pido algo, ya lo he recibido; me encanta tener una fe que me hace creer que todo es posible; estoy en proceso de tener una fe que mueve montañas; mi fe es tal que siento una gran emoción de recibir lo que he pedido y una gran seguridad de que ya es mío; todo lo que hago es sabiendo que tengo una gran respuesta positiva de Dios ya que sé que Él quiere lo mejor para mí y soy merecedor de la felicidad”.

Después léelo varias veces durante el día, sintiendo lo que lees, si es posible apréndelo de memoria, pero siente lo que lee ahí está el secreto.

Para impregnarlo en tu subconsciente más efectivamente, elige un sitio tranquilo en la mañana o en la noche, de ser posible en los dos momentos; pide que no te molesten y relaja tu cuerpo, sentado o acostado como te sientas mejor, repite en voz alta lo que has escrito y siente cada palabra, emociónate conforme lo vayas leyendo, vete a ti mismo teniendo una gran fe.

Esta es la clave para aumentar tu fe y cambiar tu vida.

Martín de la Vega

Related Posts with Thumbnails

Deje su Comentario

Potenciado por Soluciones Network Inc | Free Ringtones for Tmobile | Thanks to Logo Ontwerp, MMORPG List and Commission Blueprint 2.0