Disautonomía

¿Has escuchado decir a ciertas personas que ya están cansadas a la mitad de la jornada? ¿sabes de alguien que se sienta mal y débil cuando sufre emociones fuertes o al estar en lugares cerrados? tal vez sufren la enfermedad llamada disautonomía.

La disautonomía se refiere al grupo de trastornos provocados por un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo (SNA), dentro de cual se incluyen varios síndromes y desordenes que se diagnosticaron a inicios del siglo XX como neurastenia” o “sistema nervioso débil”.

Esta enfermedad es más padecida por las mujeres que por los hombres alcanzando una proporción de 20 a uno, por lo que se cree que la diferencia radica en la estructura física de los dos sexos.

Es un trastorno generado a partir de una serie de cambios producidos por un desequilibrio del tono simpático del SNA, que impide regular de manera normal algunas funciones del organismo, como el pulso, la presión, la temperatura y la respiración.

Las causas aún no están claras, pero se piensa que puede estar causada por virus, factores genéticos, exposición a productos tóxicos, enfermedades autoinmunes, alergias alimentarias y/o traumatismos que hayan dañado el sistema nervioso autónomo.

Al sufrir una emoción fuerte, estar en lugares cerrados o durante un embarazo, los enfermos con disautonomía comienzan a sentirse mal, débiles, con visión borrosa y hasta pueden perder el conocimiento.

El síntoma más frecuente es la fatiga, la persona se siente cansada, sin ánimo y no tiene interés en nada; la mayoría refiere que después de medio día ya no tiene energía.

Otros síntomas que se pueden presentar son taquicardia, bradicardia, palpitaciones, dolor en el pecho, presión sanguínea con cambios bruscos o muy baja, mareos, desmayos o estados pre-síncope, problemas gastrointestinales, nauseas, insomnio, falta de aliento, ansiedad, temblores, ganas de orinar frecuentemente, convulsiones, empobrecimiento cognitivo, visión borrosa o en túnel, y migrañas.

Se recomienda acudir al médico para realizar un buen diagnóstico ya que los síntomas descritos pueden deberse a otras causas.

Finalmente, te diré que no existe un tratamiento médico curativo y que se recomienda tomar las siguientes medidas:

– No permanecer de pie, sin moverse, por tiempo prolongado.

– Evitar caminar despacio en centros concurridos y no permanecer en ellos por más de una hora.

– Al viajar en un autobús o avión, mover los pies y rodillas con frecuencia, pararse y caminar.

– Reposar acostado después de comer, aunque sea por 15 minutos.

– Tomar 2 a 3 litros de líquidos. Evitar el uso excesivo de diuréticos.

– Aumentar el volumen intravascular incrementando el consumo de sal en las comidas, si no existen problemas cardiacos o renales.

– Usar medias o calcetines elásticos que presionen el tobillo.

– Hacer ejercicios aeróbicos moderados.

– Elevar de 15 a 30 cm la cabecera de la cama.

– Realizar unas 5 o 6 comidas diarias, evitando así una acumulación excesiva de sangre en el estómago.

Martín de la Vega

Related Posts with Thumbnails

Un Comentario para “Disautonomía”

  1. carol ponce dice:

    Yo sufro de esto y me la paso con aogo o sensacion de ahogo es terrible y siempre tengo demasiado sueno duermo demasiado

    [Reply]

Deje su Comentario

Potenciado por Soluciones Network Inc | Free Ringtones for Tmobile | Thanks to Logo Ontwerp, MMORPG List and Commission Blueprint 2.0