Frases de Albert Einstein

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente.

Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz.

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.

Vine a Estados Unidos porque oí que en este país existía una gran, gran libertad. Cometí un error al elegir Estados Unidos como una tierra de libertad, y es un error que en el balance de mi vida ya no puedo compensar.

Cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad.

La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil, nos aporta tan poca felicidad? La repuesta es está, simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.

¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?

Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos.

Cada día sabemos más y entendemos menos.

Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos.

No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.

Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.

Dios es sofisticado, pero no malévolo.

Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.

El amor por la fuerza nada vale, la fuerza sin amor es energía gastada en vano.

El azar no existe; Dios no juega a los dados.

El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir.

El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos.

El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad.

El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.

El problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón.

Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada.

Estoy satisfecho con el misterio de la eternidad de la vida y con el conocimiento, el sentido, de la maravillosa estructura de la existencia. Con el humilde intento de comprender aunque más no sea una porción diminuta de la Razón que se manifiesta en la naturaleza.

Hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.

Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.

Juventud, ¿sabes que la tuya no es la primera generación que anhela una vida plena de belleza y libertad?

La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza.

La belleza no mira, sólo es mirada.

La debilidad de actitud se vuelve debilidad de carácter.

La formulación de un problema, es más importante que su solución.

La libertad política implica la libertad de expresar la opinión política que uno tenga, oralmente o por escrito, y un respeto tolerante hacia cualquier otra opinión individual.

La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.

La memoria es la inteligencia de los tontos.

La religión sin la ciencia estaría ciega, y la ciencia sin la religión estaría coja también.

La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.

La única cosa realmente valiosa es la intuición.

La vida es hermosa, vivirla no es una casualidad.

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

Las proposiciones matemáticas, en cuanto tienen que ver con la realidad, no son ciertas; y en cuanto que son ciertas, no tienen nada que ver con la realidad.

Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.

Los ideales que iluminan mi camino y una y otra vez me han dado coraje para enfrentar la vida con alegría han sido: la amabilidad, la belleza y la verdad.

Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela.

No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.

No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto.

No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.

No sé con qué armas se luchara en la tercera Guerra Mundial, pero sí sé con cuáles lo harán en la cuarta Guerra Mundial: Palos y mazas.

No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso.

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

Quien crea que su propia vida y la de sus semejantes está privada de significado no es sólo infeliz, sino que apenas es capaz de vivir.

Se debe hacer todo tan sencillo como sea posible, pero no más sencillo.

Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío.

Si no chocamos contra la razón nunca llegaremos a nada.

Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo.

Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre.

Solamente una vida dedicada a los demás merece ser vivida.

Tendremos el destino que no hayamos merecido.

Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo o los locos son los demás.

Una velada en que todos los presentes estén absolutamente de acuerdo es una velada perdida.

Vivimos en el mundo cuando amamos. Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida.

Martín de la Vega

Related Posts with Thumbnails

Deje su Comentario

Potenciado por Soluciones Network Inc | Free Ringtones for Tmobile | Thanks to Logo Ontwerp, MMORPG List and Commission Blueprint 2.0