Frases de Charles J. Givens

Si vives como la mayoría, te verás obligado a conformarte con lo que se conforma la mayoría.

La riqueza monetaria es sólo una pieza dentro del rompecabezas de la vida. Lo que determina la riqueza verdadera o total es tu capacidad de hacer realidad tus sueños y alcanzar tus objetivos, sin importar que los demás los consideren prácticos o absurdos.

Repitiendo lo que no funciona no se logra que funcione mejor.

Aprende por experiencia ajena antes que por la propia.

Dentro de ti hay alguien que quizá no hayas descubierto ni experimentado todavía.

Tu único punto de poder es el momento actual.

No tienes poder para cambiar físicamente el pasado. Sin embargo, sí puedes, en el momento actual, cambiar tus pensamientos y tus actitudes con respecto a hechos pasados.

Para diseñar y controlar efectivamente tu futuro, antes debes desprenderte de tu pasado.

Para llegar adonde quieres ir, comienza por plantar firmemente los pies en el sitio donde estás.

Las cosas son como son, pero cómo serán depende de mí.

Usa las pérdidas y los fracasos del pasado como motivo para actuar, no para la inacción.

Para ganar en territorio ajeno, juega según sus reglas.

Muchas veces, ganar y tener razón son cosas opuestas.

Acepta las reglas o cambia de territorio.

El fracaso es la negativa a establecer un plan y trabajar para su cumplimiento, cualesquiera sean los obstáculos.

Cuando se trata de esforzarse para alcanzar una meta, la intención no basta.

Cuando el objetivo se te escape por poco, no pienses que has fallado, sino que debes corregir la puntería.

 

Sólo fracasas cuando abandonas, buscas excusas o mueres.

Usa la información negativa para efectuar correcciones positivas en tu rumbo.

Acorta tus pérdidas y alarga tus ganancias.

La vida no ofrece ninguna recompensa por intentar: sólo las da por hacer. No lo olvides.

Tu grado de éxito en la vida es directamente proporcional a tu grado de planificación y control.

Inicia el plano de tu vida con una Lista de Sueños.

Prepara tu Lista de Sueños como si tu vida no tuviera límites.

Cristaliza tus sueños anotándolos.

No hay sueños buenos o malos: sólo existen los sueños identificados y registrados en una lista y aquellos que no lo están.

Deja que tu Lista de Sueños se expanda hasta formar el marco de toda tu vida.

No confundas metas con expectativas.

Definir lo que quieres es ganar la mitad de la batalla.

En vez de buscar excusas, escoge.

Fija metas para organizar y estructurar tu mente, a fin de lograr la máxima efectividad.

La diferencia entre sueños y metas radica en la obligación y en el tiempo necesario para alcanzarlos.

Éxito es el logro progresivo y oportuno de tus metas establecidas.

El impacto de la duda es directamente proporcional al grado de dificultad para alcanzar la meta y la intensidad de la duda.

Supera la duda con afirmaciones positivas en tiempo presente.

Mayor claridad equivale a mayor oportunidad.

Visualiza con claridad tus metas para alcanzarlas con más prontitud.

Convierte la visualización de tus metas en un hábito regular.

Agrega impulso a tus visualizaciones con algunas emociones potentes.

Visualiza tus metas como si ya las hubieras alcanzado.

Inevitablemente surgen conflictos cuando tus metas no están alineadas con los valores.

Para disfrutar del éxito al máximo, determina primero tus diez valores principales.

Sólo hay una cosa más destructiva que fijarse metas en conflicto con los propios valores: No fijarse meta alguna.

La oportunidad se activa entrando en acción.

La eficiencia se logra trabajando con inteligencia, no con empeño.

La disciplina no es un legado, sino una elección.

Aumenta tu grado de eficacia aprendiendo a mantener la concentración.

La concentración es la acción de mantener los pensamientos, la atención y la energía totalmente dedicados a la tarea que estás ejecutando.

Para aumentar tu eficacia y ganar la confianza del prójimo, respeta siempre tus compromisos.

La lealtad y confianza ajenas generan la cooperación necesaria para alcanzar tus sueños y metas.

Las excusas son sólo para el fracaso, nunca para el éxito.

Promete sólo lo que puedes cumplir y cumple con lo que prometes.

Domina tu tiempo si no quieres que el tiempo te domine.

Llega a tiempo siempre.

Practica tú mismo el manejo eficiente del tiempo, sin imponerlo a quienes te rodean.

Planifica tus actividades personales como si fueran compromisos imposibles de cancelar.

Lo que determina el grado de éxito es lo que logras y no el tiempo que tardas en lograrlo.

Los quejumbrosos agotan.

No te dejes atrapar en los problemas ajenos o se convertirán en problemas tuyos.

Aprovecha los períodos de rendimiento máximo para actividades que requieran la máxima potencia mental.

La cautela es un proceso mental; el miedo, una emoción destructiva.

La preocupación es una acumulación de pensamientos sobre resultados futuros potencialmente negativos.

Preocuparse es crear mentalmente resultados potencialmente negativos.

Para reducir el estrés, no establezcas juicios sobre personas ni hechos.

Elimina la negatividad de tu vida.

La intensidad de la emoción experimentada por una exigencia insatisfecha es directamente proporcional a la intensidad de la demanda.

Martín de la Vega

Related Posts with Thumbnails

Deje su Comentario

Potenciado por Soluciones Network Inc | Free Ringtones for Tmobile | Thanks to Logo Ontwerp, MMORPG List and Commission Blueprint 2.0