Frases de Napoleón Hill

¡Lo que la mente del hombre puede concebir y creer, es lo que la mente del hombre puede lograr!

Un perdedor nunca gana un ganador nunca se rinde.

Los pensamientos combinados con cualquiera de las emociones constituyen una fuerza “magnética” que atrae otros pensamientos similares o relacionados.

Tu gran oportunidad se puede encontrar justo donde estas ahora mismo.

Los miedos son sólo un estado mental.

La fe es el elemento químico primordial de la mente. Cuando la fe se mezcla con el pensamiento, el subconsciente capta la vibración, la traduce en su equivalente espiritual, y la transmite a la Inteligencia Universal, como en el caso de la plegaria.

Toda idea, plan o propósito debe ser sumergido en la mente a través de la repetición del pensamiento.

La acción es la medida de la inteligencia.

Un deseo ardiente de ser y de hacer es el punto inicial desde el que el soñador debe lanzarse. Los sueños no están hechos de indiferencia, pereza, ni falta de ambición.

Una mente dominada por emociones positivas se convierte en una morada favorable para el estado mental conocido como fe.

Creo en el poder del deseo respaldado por la fe, porque he visto cómo ese poder elevaba a hombres desde comienzos humildes a posiciones de poder y riqueza.

Una meta es un sueño con una fecha pre-determinada.

Cada adversidad, cada fracaso tiene la semilla de un gran beneficio.

Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de los demás.

Ningún hombre tiene la oportunidad de disfrutar de un éxito permanente hasta que empieza a buscar en el espejo la verdadera causa de todos sus errores.

Crea un plan definitivo para lograr tus deseos y comienza inmediatamente ya sea que estés listo o no, pon el plan en acción.

La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte, o el más ligero, porque tarde o temprano, el hombre que gana es aquel que cree poder hacerlo.

Si piensas que perderás, estás perdido, pues el mundo nos enseña que el éxito empieza en la voluntad del hombre… Todo está en el estado de ánimo.

Los pensamientos son cosas, cosas muy poderosas cuando se combinan con la exactitud del propósito, la perseverancia y un imperioso deseo de convertirlas en riqueza, o en otros objetos materiales.

Una de las causas más comunes del fracaso es el hábito de abandonar cuando uno se ve presa de una frustración temporal.

Si lo que usted quiere hacer está bien, y usted cree en ello, ¡adelante, hágalo! Lleve a cabo sus sueños, y no haga caso de lo que “los demás” puedan decir si usted se topa en algún momento con dificultades, ya que tal vez “los demás” no sepan que cada fracaso lleva consigo la semilla de un éxito equivalente.

Related Posts with Thumbnails

Deje su Comentario

Potenciado por Soluciones Network Inc | Free Ringtones for Tmobile | Thanks to Logo Ontwerp, MMORPG List and Commission Blueprint 2.0